Reconstruccionismo

Todas las religiones paganas fueron, tarde o temprano, interrumpidas por la llegada de otras religiones y la posterior prohibición de los cultos. Esta interrupción hizo que el paganismo y gran parte de sus prácticas cayeran en el olvido y que tan sólo la historia, la arqueología y el folklore fueran testigos de su existencia. Con el renacimiento del paganismo en sus ámbitos culturales y humanísticos se produjo un resurgimiento a nivel religioso: el reconstruccionismo.

El reconstruccionismo es la recuperación lo más fiel y cercana posible de las religiones precristianas que se practicaron en Europa; adaptadas, en la medida de lo posible, al contexto social actual. A partir de las fuentes que nos han llegado se busca la recuperación y retorno a las prácticas religiosas paganas de una manera fiel y exhaustiva. El movimiento reconstruccionista no tiene un fundador ni líder, pues existen diferentes grupos y todos ellos se centran en alguna cultura precristiana concreta y la reconstruyen desde sus bases.

El reconstruccionismo basa su trabajo en los datos históricos y arqueológicos que tenemos de la cultura que recupera. En muchos casos, las diversas sendas reconstruccionistas se encuentran con vacíos que ni la historia ni la arqueología es capaz de llenar, en ese caso se obtiene información de otras fuentes como la lingüística, la antropología, el folklore, la comparación cultural y, en último lugar, la propia experiencia.

Actualmente en existen reconstruccionismos de casi todas las culturas precristianas europeas: celtas, romanos, griegos, íberos, germanos, vikingos, eslavos…

Muchas gracias a Carlos Sánchez García por por la redacción de este texto

   Enviar artículo en formato PDF