Helenismo

Helenismo

El Helenismo (también conocido como Hellenismos y Politeísmo Griego) hace referencia a las prácticas religiosas de aquellos que honran a los Dioses de la antigua Grecia. Helénico hace referencia a un momento determinado de la historia griega, que comienza con las conquistas de Alejandro Magno. En la práctica, aquellos que practican el Helenismo basan su espiritualidad en la época comprendida desde la Era Minoica, pasando por la Helenista, hasta la cristianización de Roma.

Hay una gran diversidad en la formas en las que los seguidores abordan el Helenismo, desde el camino Reconstruccionista, que busca recrear las antiguas prácticas religiosas, hasta adaptaciones de la práctica pagana contemporánea. Hellenismos a hace referencia específica al camino Reconstruccionista o Reconstruccionismo Helénico.

Reconstruccionismo Helénico

El Hellenismos es la senda religiosa de los antiguos griegos, fielmente reconstruida por Paganos de hoy en día. Los seguidores tratan de honrar a los Dioses en el ámbito público y familiar lo más fielmente posible al modo en el que lo hacía los antiguos griegos.

El Helenismo es un camino religioso diverso que permite a los seguidores a ser igualmente diversos. La religión de los antiguos griegos no tenía ninguna doctrina formal en cuanto a lo que se considera el patrón o la manera correcta de servir a un Dios particular. En su lugar, ha existido una gran variedad de formas de culto y de creencias en todo el mundo griego y a largo de los siglos. Las diferentes ciudades estado tenían diferentes épocas para los festivales y muchas tuvieron festivales que eran únicos. El modo en que la gente celebraba su religión difería de un lugar a otro y la gente tenía puntos de vista diferentes soibre los Dioses y la vida, a menudo influenciados por los grandes filósofos como Platón, Sócrates y Aristóteles. De hecho, el camino del Helenismo está estrechamente ligado a la filosofía. El estudio de las grandes obras filosóficas de la época nos ayuda a descubrir cómo vivían los griegos y cómo veían su mundo, incluyendo su percepción de lo divino. Sin embargo, esta diversidad no es una licencia para que helenos modernos mezclen lo que quieran y lo llamen Helenismo. La enfoque se centra en lo fiel a la antigua cultura griega, al diferencia de la de los celtas, los Judios, los nórdicos, etc

El Helenismo y el Paganismo contemporáneo

Mientras que el Hellenismos se centra en la reconstrucción de las sendas antiguas en el mundo moderno, los seguidores del Helenismo pueden, en lugar de eso, basarse en aquellas prácticas e ideas que se han convertido en aspectos familiares de Paganismo contemporáneo.

Los antiguos helenos, por ejemplo, no trazaban círculos ni llamaban a los cuartos, pero no hay ningón motivo por la que una persona dedicada al Helenismo no pudiese hacer esto como medio para lograr una conexión sagrada con los Dioses griegos. De hecho, los cuatro elementos, fuego, tierra, aire y agua, comúnmente invocados en los cuartos, son conceptos griegos.

El Helenismo, ya se centre en el Paganismo antiguo o contemporáneo, se caracteriza por su veneración a los Dioses del mundo Helénico, honrándolos por medio de oraciones, himnos, ofrendas y rituales.

Cosmología

En el Helenismo los Dioses no son distantes e inalcanzable, sino que son fuerzas reales en las vidas de sus seguidores. Los Dioses son parte de una sociedad mayor, la del cosmos, que se compone de gran cantidad de diferentes seres. La humanidad es sólo un peldaño en la escala y los Dioses interactúan con la humanidad de acuerdo a las mismas normas sociales que la humanidad tiene en estima. Para los griegos de la antigüedad, la sociedad se basaba en la reciprocidad: la sociedad premia a quienes contribuyen con ella. Si estás a la altura de tus responsabilidades y ayudas a hacer del mundo un lugar más agradable, eres recompensado al compartir esos beneficios, del mismo modo que cualquier otra persona debe beneficiar a la sociedad de la misma manera.

Este es el significado de las ofrendas. Los Dioses no reciben ofrendas como pago o soborno a cambio de ayuda. Ofrendar significa estar dispuestos a devolver también a los Dioses, reconociendo que ellos también son parte de nuestra comunidad y, por lo tanto, merecen el mismo o mayor nivel de reciprocidad por todo lo que hacen.

Deidades

Los Dioses principales del helenismo son el Dodekatheon, los doce Dioses del Olimpo. También hay otro gran número Dioses, muchos de ellos hijos e hijas de los Dioses del Olimpo.

  • Zeus: Supremo y rey de los Dioses, conocido por ostentar el gran poder del rayo. Zeus es hijo de los Titanes Rea y Cronos, al último de los cuales destruyó después de hacerles vomitar a todos sus hijos e hijas (que eran los otros Dioses), ganando así su lugar como gobernante.
  • Hera: Esposa de Zeus y reina del Olimpo. Es bien conocida por sus arrebatos de celos contra de los amantes de Zeus y su descendencia. Hera se asocia principalmente con las mujeres y el matrimonio, con la fidelidad.
  • Poseidón: Dios de los océanos. Es visto a menudo como un Dios tempestuoso que se enfada fácilmente, pero esto es también un reflejo de su autoridad inquebrantable. Poseidón es asociado principalmente con el mar y los ríos, los caballos y los terremotos.
  • Apolo: Apolo es un dios de la luz, de la visión en la distancia, que nos anima a elevar nuestra mirada a horizontes mas amplios. Sus atribuciones principales son la música, la poesía, la curación, la profecía y las artes.
  • Artemisa: Es la diosa virgen de la caza que deambula por lugares salvajes. Muchos la asocian con la luna, lo cual es bastante acertad ya que ella es la hermana gemela de Apolo, el cual es asociado con el sol. Artemisa se ocupa principalmente de los animales, la castidad, los niños y la protección de su bosque sagrado.
  • Atenea: Es la diosa de la sabiduría y patrona protectora de la ciudad de Atenas, que todavía lleva su nombre. Es considerada una gran guerrera y sabia. Entre las principales atribuciones de Atenea se encuentran la educación, las artes y la guerra.
  • Ares: Ares es el dios de la guerra e hijo de Zeus y Hera. Como dios de la guerra, este es su principal centro acción, pero también está relacionado con cuestiones de fuerza, destreza marcial y, en algunos casos, la lujuria enérgica y la virilidad.
  • Hermes: Hermes es el mensajero de los Dioses y, a través de esta aptitud, es el Dios de Orientación, que vela por todos los viajeros, tanto físicos como espiritualmente. Se atribuciones son con los viajes, el comercio y la cría de animales.
  • Afrodita: La diosa del amor. Está relaciona con el amor en todas sus formas, así como la belleza y la sexualidad. Cuando nació, Afrodita era la más bella de los Dioses, por lo que Zeus la ofreció en matrimonio a Hefesto a fin de evitar que el resto de Dioses luchasen por ella. Sin embargo, tuvo muchas aventuras amorosas. Sus principales atribuciones son el amor, el mar, la belleza y el sexo.
  • Hefesto: Hefesto es el herrero de los Dioses, el dios del fuego y la forja. Es el Dios más cercano a la artesanía, especialmente a la construcción de armamento. Sus principales atribuciones son la forja, la construcción, el dominio del fuego, y la artesanía.
  • Dioniso: Esencialmente, Dioniso es el dios del vino y las celebraciones, aunque en sus Cultos Mistéricos pueden haberse explorado muchas otras de sus atribuciones. Sus principales atribuciones son el vino, las celebraciones, la embriaguez y la sexualidad.
  • Deméter: Deméter es la diosa de la agricultura, que enseñó a la humanidad cómo trabajar la tierra. Controla la fertilidad de la tierra y la crianza de los cultivos.

 

Además de estos están Hades y Hestia. Hades es el dios del inframundo, que tomó esta área para su reino cuando el mundo fue dividido entre él y sus hermanos, con Zeus gobernando desde el cielo y Poseidón gobernando el océano. Sin embargo, Hades es todavía un Dios muy importante y ocupa un lugar destacado dentro del panteón griego. Hestia es la diosa del hogar, que renunció voluntariamente a su lugar en el Olimpo para poder habitar entre los humanos. Debido a su dedicación a los humanos, se le conceden favores especiales en las casas de los Helenos, siéndole ofrecidas las libaciones antes de cada comida y recibiendo oraciones cada día. Ciertamente, aquí no acaba el número de divinidades griegas que pueden ser honradas. Hay muchas más, como Pan, Príapo y las Parcas, por mencionar algunos.

Los Helenos también honran a una variedad de otros seres espirituales, como los héroes y los daemons. Los héroes son figuras legendarias cuyas acciones los han hecho dignos de mención y que han alcanzado un estatus divino o semi-divino; o han ganado el derecho a tales honores. Ejemplos de esto serían el gran héroe Aquiles, el sabio Odiseo y Jason. Los Daemons puede tomar muchas formas, existen como espíritus de los lugares y de los conceptos, así como espíritus libres y silvestres. Pueden ser beneficiosos o perjudiciales para la humanidad, generosos, maliciosos o apáticos. Son tan inconstantes en su estado de ánimo y temperamento como los seres humanos, tal vez incluso más. Pero, al igual que los Dioses, podemos relacionarnos con ellos, ayudando a crear una comunidad espiritual armoniosa entre la humanidad, los daemons y los Dioses.

Alma

Una de las principales creencias en Hellenismos reside en la existencia de un alma eterna, que es la esencia vital del individuo. El filósofo Salustio, por ejemplo, consideraba que el cuerpo era el recipiente del alma, a través del cual opera y, pero que el alma no estaba conectada al cuerpo. Es como el conductor en un coche, que comienza su vida sin ningún conocimiento de cómo conducir. El alma debe aprender el funcionamiento el coche y luego la forma de conducir por la carreta. De la misma manera, el alma debe aprender a encontrar su camino por la vida, mediante el uso de un cuerpo que a veces se interpone en el camino o se dirige en la dirección equivocada. Este no es el único punto de vista sobre el alma. Los filósofos contemplaban este tema de diferentes formas. Pero la existencia del alma se considera, no sólo como un punto básico de la religión, sino también como una cuestión de sentido lógico para aquellas personas involucradas.

Vida después de la muerte

La religión griega trata la otra vida principalmente desde tres ángulos. El más común es que los muertos descienden al Hades para pasar su inmortalidad como una Sombra de su antiguo yo. También existe la opinión de que los más dignos pueden pasar su otra vida en Las Praderas de Asphodel, un lugar de belleza natural, donde los muertos pueden comer sobre flores de asfódelos. Sin embargo, para algunos, la vida en Hades tras la muerte es simplemente un lugar de descanso para el alma antes de que beba de las aguas del olvido y se reencarne en una nueva vida. Muchos dentro del Hellenismos creen en la reencarnación y ha sido un tema abordado por muchos filósofos de la antigüedad.

Unos pocos elegidos pueden ser capaces de evitar el Hades completamente y ascender a los lugares preeminentes entre los Dioses. El mejor ejemplo es el héroe Aquiles, cuya grandeza, reconocida por los Dioses, le permitió evitar una muerte humana mundana y casarse en el más allá. Para algunos, Aquiles incluso se elevó a la posición de un Dios por derecho propio.

Resúmen

El Hellenismos pretende no sólo adorar a los Dioses de Grecia, sino también recuperar la mentalidad y la urbanidad a la que los antiguos griegos aspiraban. Es más que una forma de adoración; es también una forma de ver el mundo y encontrar tu lugar dentro de él, tanto filosófica como físicamente. Nos enseña que somos responsables, no sólo de nosotros mismos, sino también del bienestar de la sociedad y de nuestros semejantes. En Hellenismos, los Dioses sonríen a los que aceptan sus responsabilidades y honran a aquellos que les honran.
© Pagan Federation
   Enviar artículo en formato PDF